Archive for 30 marzo 2007|Monthly archive page

Juego perfecto

¿Has jugado a los dardos? ¿Te has pegado infinitas tiradas intentando darle al centro? ¿Te has echado el pegote al hacer un triple 20 diciendo que controlas? Pues este sí que controla, y si no, mira. Es lo que llaman “perfect game”, juego perfecto, no pueden hacerse 501 puntos en menos tiradas:

Anuncios

Efecto curioso en Internet Explorer

Para lograr este efecto (solo funciona, que yo sepa, en Internet Explorer), debes seguir los siguientes pasos:

  • Abre Internet Explorer.
  • Abre una página web, pero que tenga fotografías o dibujos.
  • Copia el siguiente texto (CTRL+C) y pégalo (CTRL+V) en la barra de direcciones:

javascript:scroll(0,0); R=0; x1=.1; y1=.05; x2=.25; y2=.24; x3=1.6; y3=.24; x4=300; y4=200; x5=300; y5=200; DI=document.getElementsByTagName(“img”); DIL=DI.length; function A(){for(i=0; i-DIL; i++){DIS=DI[ i ].style; DIS.position=’absolute’; DIS.left=(Math.sin(R*x1+i*x2+x3)*x4+x5)+”px”; DIS.top=(Math.cos(R*y1+i*y2+y3)*y4+y5)+”px”}R++}setInterval(‘A()’,5); void(0);

  • Dale a ENTER.

Y no te explico lo que pasa para que lo veas tu mismo (pero te puedes fiar, no te preocupes… Inocente)

El adiós de José Ángel de la Casa

Ayer jugaba la selección española de fútbol. Pero la noticia no era el partido, ni el resultado, ni el diluvio que cayó en Mallorca. La noticia fue un hombre menudo, de voz pausada, que después de 30 años narrando los partidos para Televisión Española se despedía de todos los aficionados.

Sí, José Ángel de la Casa se va de Televisión Española. Yo reconozco que no me gustaba mucho su estilo, que era bastante aburrido (y sus comentaristas no le ayudaban demasiado que digamos…), pero aún así, soy de esa generación de españoles que asocian los partidos de fútbol por la tele con su voz (igual que los de la radio con el carrusel). Vaya ahí mi pequeño homenaje, en forma de dos vídeos con sus locuciones más famosas.

El primero, un resumen del histórico 12-1 a Malta en el año 83, con su famoso gallo en el “gol de señoooor”:

 

Y el segundo, el golazo de Nayim desde casi el medio del campo en la final de la Recopa del 95 que ganó el Zaragoza al Arsenal 2-1 (también con gallo, “gol de nayiiiiiim”). En este vídeo sale la narración tanto suya como, a continuación, la de la cadena Ser (otro monstruo Manolo Lama), la Cope y la BBC (aún se me ponen los pelos de punta al oirlo):

 

Y, por supuesto, no podía faltar el momento de la despedida:

Mil Españas, por Marian Rebolledo

Hasta hoy lo he conseguido, no había hecho ninguna crítica sobre política, porque eso no es divertido y aquí quiero pasar sólo buenos ratos. Pero ayer leí en Heraldo de Aragón un artículo escrito por Marian Rebolledo, publicado en la sección “La Columna” de la última página, acerca del boicot del Partido Popular a los medios de comunicación del grupo Prisa.

No voy a añadir nada a lo que dice, pero sí que estoy completamente de acuerdo con la reflexión que hace sobre el peligro de entrar por ese camino. Da qué pensar, y espero que todo el que lo lea piense sobre ello. No pretendo hacer un plagio del artículo, ya he dicho quién lo escribió y dónde, sólo pretendo dar a conocer un texto que creo que no debería haber nadie que no lo leyese.

No sé si el PP ha pensado que todos los periodistas somos como Lydia Lozano y por eso ha marcado esa línea de “conmigo o contra mí” con el boicot a todos los medios de comunicación del grupo Prisa. No sé si es que se ha creído de verdad esa tontería de las dos Españas, que tanto están explotando últimamente su grupo y los voceros afines. No sé si Mariano Rajoy ha tenido en cuenta que, por la misma estúpida regla de tres, el presidente del grupo Prisa puede prohibir a todos sus empleados que voten al PP en las próximas elecciones. Pero, vamos a ver, ¿es que aquí no tiene nadie criterio para parar tanto despropósito?

Si seguimos por este camino, les cuento a dónde vamos a llegar: el votante de un partido político, del signo que sea, sabrá que debe comprar exclusivamente determinado diario porque en él encontrará, no informaciones imparciales y opiniones libres que le harán pensar, sino exactamente el discurso que quiere escuchar. Que, previamente, será lo que le haya dicho el líder político correspondiente desde su púlpito. Esto nos conducirá a nichos estancos de opiniones y votantes, y en este país tan complicado que tenemos no va a dar para dos Españas, no, sino para muchas más: la España de derechas, la de izquierdas, la nacionalista (de las varias que hay), la España laica, la religiosa (de cualquier religión), la de los inmigrantes (de cada país diferente)… y ya me canso de contar.

¿Dos Españas? Cuando acabe este proceso de “ellos y nosotros”, los irresponsables que lo han iniciado van a añorar, y no saben de qué manera, la España de hoy, donde todavía quedan medios de comunicación que se enorgullecen de que nadie sea capaz de identificar de qué pie cojean.

Frases célebres: Groucho Marx

Comienzo una nueva sección, en la que iré poniendo poco a poco frases célebres o textos curiosos de diversos personajes más o menos históricos.

Para empezar, un clásico: Groucho Marx, el tipo alto, con bigote, puro y sombrero de los hermanos Marx. Es más que conocido su famoso epitafio, escrito en su tumba: “Perdonen que no me levante“, pero desde luego hay más, mucho más.  Y es que su ingenio no tuvo nunca límites.  Disfruten.

Una cita a ciegas puede convertirse en un cerdo con sombrero y un bolso de mujer.

Jamás aceptaría pertenecer a un club que me admitiera como socio.

¿A quien va usted a creer?, ¿a mi, o a sus propios ojos?

Estos son mis principios. Si a usted no le gustan, tengo otros.

Él puede parecer un idiota y actuar como un idiota. Pero no se deje engañar. Es realmente un idiota.

Nunca olvido una cara. Pero en su caso, estaré encantado de hacer una excepción.

Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cinco años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cinco años!

Desde el momento en que cogí su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún ida espero leerlo.

¿Por qué debería preocuparme por la posteridad? ¿Que ha hecho la posteridad por mi?

La justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música.

La inteligencia militar es una contradicción en los términos.

Una mañana me desperté y maté a un elefante en pijama. Me pregunto como pudo ponerse mi pijama.

La televisión ha hecho maravillas por mi cultura. En cuanto alguien enciende la televisión, voy a la biblioteca y me leo un buen libro.

He pasado una noche estupenda. Pero no ha sido esta.

Debo confesar que nací a una edad muy temprana.

O usted se ha muerto o mi reloj se ha parado.

Recordad que estamos luchando por el honor de esa mujer, lo que probablemente es más de lo que ella hizo jamás.

Partiendo de la nada alcance las mas altas cimas de la miseria.

Citadme diciendo que me han citado mal.

El matrimonio es una gran institución. Por supuesto, si te gusta vivir en una institución.

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar después los remedios equivocados.

Es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente.

Bebo para hacer interesantes a las demás personas.

Solo hay una forma de saber si un hombre es honesto: preguntárselo. Y si responde “sí”, sabes que es un corrupto.

¿Que por qué estaba yo con esa mujer? Porque me recuerda a ti. De hecho, me recuerda a ti más que tú.

¿Servicio de habitaciones? Mándenme una habitación mas grande.

La política no hace extraños compañeros de cama. El matrimonio sí.

El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla, está hecho.

Soy tan viejo que recuerdo a Doris Day antes de que fuera virgen.

Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente esta demasiado oscuro para leer.

No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo.

Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. Detrás de ella, esta su esposa.

El matrimonio es la principal causa de divorcio.

Lo malo del amor es que muchos lo confunden con la gastritis y, cuando se han curado de la indisposición, se encuentran con que se han casado.

Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no los conozco muy bien.

¿Pagar la cuenta?… ¡Qué costumbre tan absurda!

Nunca voy a ver películas donde el pecho del héroe es mayor que el de la heroína.

Me casé por el juzgado. Debería haber pedido un jurado.

Es usted la mujer más bella que he visto en mi vida… lo cual no dice mucho en mi favor.

Hasta luego cariño… ¡Caramba!, la cuenta de la cena es carísima… ¡Es un escándalo!… ¡Yo que tú no la pagaría! 

Señorita… envíe un ramo de rosas rojas y escriba “Te quiero” al dorso de la cuenta.

El verdadero amor sólo se presenta una vez en la vida… y luego ya no hay quien se lo quite de encima.

No piense mal de mí, señorita. Mi interés por usted es puramente sexual.

Está loca por mí. ¡Qué mujer no lo está! Yo sé que va usted a preguntarme cuál es mi secreto… ¡Voto al diablo que sois osado! El secreto es no darles a entender que se las quiere. No ir nunca tras ellas. Que ellas vayan detrás de ti. Hay que avivar el cariño del amor con el abanico de la indiferencia… (Los Hermanos Marx en el Oeste)

Oh! Nunca podré olvidar el día que me casé con aquella mujer… Me tiraron píldoras vitamínicas en vez de arroz.

¿Quiere usted casarse conmigo? ¿Es usted rica? Conteste primero a la segunda pregunta.

– ¿Por qué y cómo ha llegado usted a tener veinte hijos en su matrimonio? – Amo a mi marido. – A mí también me gusta mucho mi puro, pero de vez en cuando me lo saco de la boca.

M. Dumont: Dime Wolfie, cariño, ¿tendremos una casa maravillosa? Groucho: Por supuesto, ¿no estarás pensando en mudarte, verdad? M. Dumont: No, pero temo que cuando llevemos un tiempo casados, una hermosa joven aparezca en tu vida y te olvides de mí. Groucho: No seas tonta, te escribiré dos veces por semana.

– ¿Me lavaría un par de calcetines? (…) Es mi forma de decirle que la amo, nada más.

Cásate conmigo y nunca más miraré a otro caballo.

No permitiré injusticias ni juego sucio, pero, si se pilla a alguien practicando la corrupción sin que yo reciba una comisión, lo pondremos contra la pared… ¡Y daremos la orden de disparar! 

¡Cavar trincheras! ¡Con nuestros hombres cayendo como moscas! No tenemos tiempo para cavar trincheras. Las tendremos que comprar prefabricadas. 

“Chico: Un coche y un chófer cuestan demasiado. He vendido mi coche. Groucho: ¡Qué tontería! En su lugar, yo hubiera vendido el chófer y me hubiera quedado con el coche. Chico: No puede ser. Necesito el chófer para que me lleve al trabajo por la mañana. Groucho: Pero, ¿cómo va a llevarle si no tiene coche?. Chico: No necesita llevarme. No tengo trabajo.”

Oiga mozo, ¿y no sería más fácil que en lugar de intentar meter mi baúl en el camarote, metiera mi camarote dentro del baúl? 

Perdonen que no me levante. (Epitafio de Groucho)

Que de le den el 10% de mis cenizas a mi promotor artístico.

Mi madre adoraba a los niños. Hubiera dado cualquier cosa porque yo lo fuera.

Si quisiera un centavo rompería la hucha de mi hijo -si tuviera un hijo-.

Supongo que había que inventar las camas de agua. Ofrecen la única posibilidad de beber algo a media noche sin pisar al gato.

Durante mis años formativos en el colchón, me entregué a profundas cavilaciones sobre el problema del insomnio. Al comprender que pronto no quedarían ovejas que contar para todos, intento el experimento de contar porciones de oveja en lugar del animal entero.

Es una tontería mirar debajo de la cama. Si tu mujer tiene una visita, lo más probable es que la esconda en el armario. Conozco a un hombre que se encontró con tanta gente en el armario que tuvo que divorciarse únicamente para conseguir donde colgar la ropa.

Dices que conociste a John en un ascensor, y mi pregunta es: ¿subía o bajaba? Esto es muy importante porque, cuando bajamos en un ascensor, siempre tenemos una sensación de vacío en el estómago que a veces puede confundirse con amor. En cambio, si subía, se trata de un caso claro de flechazo a primera vista, y también demuestra que John es un joven en periodo de ascenso. (De una carta a su hija Miriam)

Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna…

Hace tiempo conviví casi dos años con una mujer hasta descubrir que sus gustos eran exactamente como los míos: los dos estábamos locos por las chicas.

En las fiestas no te sientes jamás; puede sentarse a tu lado alguien que no te guste.

He disfrutado mucho con esta obra de teatro, especialmente en el descanso.

Magia Potagia

Os dejo dos vídeos de magia, bastante buenos.

En el primero, una maga (que también las hay, esta se llama Gérard Majax -me dice Pascual Angulo que se llama Úrsula Martínez- ) hace aparecer y desaparecer un pañuelo, pero os aseguro que no lo esconde entre sus ropas; y si no, pues vedlo vosotros mismos (aviso: al final, la señorita acaba algo ligera de ropa).

Y en el segundo, yo no he encontrado el truco, pero desde luego si no es un montaje, es muuuuuy bueno.

Así se redacta un recurso para una multa

Aunque parezca increíble, el siguiente texto está extraido de una alegación que presentó un automovilista que fue denunciado por circular con su vehículo a 250 km/h en un tramo de carretera en el que la velocidad estaba limitada a 70 km/h:

Señor Juez:

He visto perfectamente la señal de “70”, en negro con círculo rojo, sobre el panel de tráfico, sin ninguna otra indicación de unidades (métricas).

Usted sabrá que la Ley de 4 de julio de 1837 establece obligatorio el sistema métrico en España, y que el decreto nº 65-501, de 3 de mayo de 1961, modificado (tomado en aplicación de las directivas europeas) define como unidades de base legal las unidades del sistema (métrico) internacional (SMI).

Usted puede verificar todo esto en la web del gobierno: por lo que en el SMI, la unidad de longitud es el Metro y la unidad de tiempo es el Segundo.

Es pues evidente que la unidad de velocidad legal es en consecuencia el Metro por Segundo. No puedo ni imaginar por un momento que el Ministerio del Interior no esté aplicando las leyes del país o inclusive de Europa.

Por tanto, 70 metros por segundo corresponderían exactamente a 252 km/h. La policía afirma que he sido fotografiado a una velocidad de 250 km/h, esto no lo pongo en duda. Me encontraba, pues, 2 km/h por debajo del límite autorizado.

Le agradezco tome usted buena nota de ello, devuélvanme mi carnet de conducir y retiren la denuncia contra mi persona.

Si es que hay gente para todo…

Aprende a ser veterinario

Esta entrada va especialmente dirigida a aquellos alumnos de 2º de Bachillerato que no tienen claro aún hacia dónde van a encaminar sus estudios.

Probad a ver si os gusta la veterinaria. Aquí os pongo un conejito muy lindo (eso sí, de peluche), pero con intestinos y corazón y todas las vísceras en su sitio, y hay que diseccionarlo correctamente, con la ayuda que nos va dando la página.

Que nadie se preocupe, que no hay imágenes escabrosas. Boca sellada

Para operar al conejito, pinchad en  la foto o en este enlace: http://www.10mg.nl/

El efecto Ketchup

Escena de una película, creo que sueca, que se titula “The Ketchup Effect”, y que por lo que veo debe ser la típica película de adolescentes salidos que se montan la fiesta en casa para lo que se montan todas las fiestas en casa.

Pues bueno, que uno de los colegas consigue llevarse a una tía a la habitación de los padres para… doblar los calcetines. Pues eso, que le pide que le haga alguna guarradilla, pero la chica no parece tener mucha experiencia, así que tiene dudas. Él le explica cómo tiene que hacerle el “trabajito”, pero la metáfora que utiliza no es del todo acertada…

Ufff, qué dolor.

Definición de gilipollas

Sobran las palabras…

20070326183200-gilipollas.jpg