Más sobre la SGAE y el canon

Si eres de los habituales en los blogs, y a poco que sepas en qué mundo vives, ya estarás enterado de que el Congreso aprobó hace unos días la imposición del famoso canon digital no solo a los soportes en los que se podía grabar (léase cedés, deuvedés o cintas) sino también a los aparatos capaces de reproducir dichos soportes o, en general, cualquiera que pueda contener un contenido protegido (reproductores, ordenadores, discos duros, mp3 y mp4, móviles…).

Yo me considero una persona sensata.  Estoy totalmente de acuerdo en defender la propiedad intelectual, y que la piratería debe ser considerada un delito y actuar contra quien la cometa.  Dicho lo cual, también estoy totalmente de acuerdo con el principio de presunción de inocencia que consagra nuestra Constitución, y que este canon se salta a la torera, con el beneplácito de nuestros congresistas y senadores, ya que hace pagar a todo el mundo por adelantado una tasa por si acaso se utilizan los aparatos o los soportes con fines ilícitos, independientemente del uso que se le dé.

Si yo grabo en un cedé las fotos de mis vacaciones, o el vídeo de la comunión de mi sobrino, ¿podré ir a algún sitio a solicitar que me devuelvan el canon de ese cedé?  Si yo compro un ordenador para mi empresa, que utilizo para poner en el escaparate y pasar una presentación en powerpoint, hecha por mi mismo, para atraer clientes, ¿me reintegrarán ese pago de más?

Una tasa, por definición, es un impuesto que debe pagar un ciudadano al que se le presta un servicio.  ¿Qué servicio recibe el ciudadano por esta tasa?  Porque yo no lo tengo muy claro.  Además, la tasa la imponen los poderes públicos, que son quienes deben prestar los servicios a los ciudadanos, y este canon lo percibe íntegro la SGAE, que hasta donde yo sé, no es una administración pública sino una entidad privada y con (mucho) ánimo de lucro.

Este canon además debe servir para defender y compensar a los asociados de la SGAE, a pesar de que, hasta el momento, yo no he leído en ningún periódico ni otro medio informativo cómo se reparte ese “dividendo”.

Teniendo en cuenta que según dice el código civil no puedes ser sancionado dos veces por el mismo delito (los americanos lo llaman la quinta enmienda, creo), y que con el canon ya pagas por adelantado antes incluso de delinquir, ¿quiere eso decir que ya no me podrán meter a la cárcel ni multarme si uso indebidamente mi derecho a la copia privada?

Como no quiero alargarme innecesariamente, ni tampoco decir más cosas no sea que alguien se sienta ofendido y me lleve a juicio como le ha ocurrido a otros blogs, pongo aquí mi punto y final a este tema, de momento.  No sin antes poner una viñeta cómica publicada en el diario Público el pasado 19 de diciembre, y firmada por Manel Fontdevila, y un editorial del día 20 de su director, Ignacio Escolar, que lleva por título “Así en la SGAE como en la Iglesia“.

Anuncios

2 comments so far

  1. Daigual on

    Las fotos de todas mis vacaciones de los últimos cinco años ocupan 1,3 Gigas o sea la tercera parte de un DVD, los otros 49 de la tarrina de 50 los he utilizado para copiar películas y llevo ya un puñado de ellas. Y como yo todos. A ver si empezamos a quitarnos la careta de hipócritas. Y si en el 2009 las lavadoras que se venden son las que llevan música incorporada tendrán que pagar canon.
    En cuanto al reparto, tampoco sabemos en qué se gastan el dinero de nuestros impuestos. Supongo que con él harán carreteras por las que yo jamás transitaré.

  2. escatiplax on

    Ya he comenzado diciendo que estoy de acuerdo en defender los derechos de los autores y en contra de la piratería, pero no puedo estarlo con un canon que de forma indiscriminada sanciona a todos los usuarios antes incluso de haber delinquido.
    Es una incongruencia que tengamos que pagar además por un aparato electrónico necesario para poder utilizar el producto que se quiere proteger.
    Lo que se tendría que hacer es buscar otras fórmulas para proteger esos derechos intelectuales, tal vez mejorando la tecnología anticopias. Es como si las tiendas pretendiesen que pagásemos un impuesto por los robos que se producen en ellas; pues no, lo que se tendrá que hacer es buscar el método de evitar esos robos.
    Insisto, estoy en contra del canon indiscriminado e impuesto por una entidad privada (no del Estado), no contra la defensa de la propiedad intelectual.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: